ACUERDO GUBERNATIVO 164-2021: ¿LA SOLUCIÓN PARA LOS DESECHOS SÓLIDOS EN GUATEMALA?

Por: Ing. Luisa Tamayac e Ing. Samuel Rodríguez

Luisa Tamayac
Ingeniera ambiental trabajando en el ámbito de tratamiento de aguas residuales. Voluntaria en Planting Seeds promoviendo educación y amante de la salud física y mental. Coach en tiempos libres.
Busco tener un impacto significativo y positivo en mi sociedad.

Samuel Rodríguez
Consultor e ingeniero ambiental con énfasis en gestión, estudiante de un máster en energías renovables. Trabajo en el manejo y aprovechamiento de desechos sólidos en el sector industrial y en la aplicación de la economía circular. Busco promover una cultura de conciencia ambiental en el sector industrial de Guatemala y construir soluciones integrales que promuevan el desarrollo.

Los desechos sólidos, su generación y tratamiento son una problemática que ha afectado a Guatemala durante muchos años y que se ha agravado debido al rápido crecimiento poblacional que tiene el país. La falta de acciones concretas ha hecho que esta alcance niveles de impacto ambiental y social nunca antes vistos y sea necesaria la implementación de políticas urgentes para poder mitigar dichos impactos y poder generar un sistema de gestión integral y funcional. 

Al hablar de los impactos ambientales que tienen los desechos sólidos en nuestro país, podemos tomar como ejemplo el vertedero metropolitano ubicado en la zona 3 de la Ciudad de Guatemala. Según el Waste-Atlas (2014), este vertedero se encuentra entre los 13 más grandes de América Latina con un área de 19.3 hectáreas que incrementan constantemente. Por otro lado, según el Perfil Ambiental presentado en el 2016 por el Instituto de Investigación y Proyección sobre Ambiente Natural y Sociedad -IARNA-, la generación de desechos sólidos supera las 8 mil toneladas diarias, siendo el 50% proveniente únicamente del área metropolitana, es decir, el vertedero metropolitano es el responsable de recibir alrededor de 300,000 toneladas anuales de desechos sólidos de todo tipo y son acumulados en dicho lugar sin recibir ningún tipo de tratamiento, generando así, impactos al aire, suelo y agua cada vez más relevantes y notorios. 

Ahora bien, el vertedero metropolitano no solo representa un impacto ambiental para el país, también representa un impacto social que se ha generado a lo largo de los años en donde encontramos a más de 2,000 personas denominadas “guajeros” que trabajan dentro del mismo en condiciones insalubres e inhumanas separando la basura sin ningún tipo de tratamiento para poder comercializarla y poder subsistir con dichos ingresos. Este es un modelo que se ha replicado a lo largo de todo el territorio nacional en donde vemos que no existe un sistema adecuado para el manejo de desechos sólidos y ha generado la aparición de vertederos tanto controlados como clandestinos en distintos lugares del país, haciendo que incrementen cada vez más los impactos ambientales y sociales. Al analizar esta idea a nivel nacional, podemos encontrar que según la agencia EFE, en el 2017 se contabilizaron 2,240 vertederos de basura a nivel nacional, de los cuales el 86% son clandestinos, el 13% son municipales y el 1% son privados. Del mismo modo, se pudo demostrar que el 99% de estos 2,240 vertederos no cuentan con un instrumento ambiental, por lo cual, automáticamente se convierten en vertederos ilegales. 

A raíz de esta problemática, este año se presentó el Acuerdo Gubernativo 164-2021 como una herramienta que reúne una serie de normas enfocadas en atender el origen de la generación de basura, regular la recolección, el traslado, tratamiento y disposición final al mismo tiempo que promueve la economía circular en el país. 

¿Qué plantea el Acuerdo Gubernativo 164-2021?

El Acuerdo Gubernativo 164-2021 busca primordialmente garantizar la salud tanto de la población como la del medio ambiente mediante 67 artículos que se basan en la implementación de planes municipales para la gestión integral de los residuos y desechos sólidos. Es por esto que el acuerdo hace una compilación de normativas que se deben aplicar en todo el proceso por el que pasan los desechos y residuos sólidos, dicho proceso es dividido en clasificación, almacenamiento, recolección, transporte, transferencia, recuperación, reciclaje y tratamiento final. Según este acuerdo, dichos planes municipales deben incluir todos estos aspectos enfocándose al final en la implementación de una economía circular en el país. Del mismo modo, dentro de este proceso se contemplan temas de inmunización para los trabajadores, seguridad y salud ocupacional, infraestructura y sus respectivas normas para la selección del terreno, construcción y manejo de las instalaciones. 

Por otro lado, dentro del acuerdo se plantean las competencias que se deben dar dentro del sistema de gestión. Principalmente asigna a las municipalidades a nivel nacional como los órganos responsables de velar por el cumplimiento de dicho reglamento en coordinación con el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales -MARN- y el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social -MSPAS-. Estos dos rectores cuentan con 3 años para realizar diagnósticos técnicos con todos los actores y sectores públicos y privados, con el objetivo de establecer la medidas de acción que se deben de seguir, y dándole un máximo de siete años a dichos actores y sectores para la implementación de las medidas acordadas. 

¿El Acuerdo Gubernativo 164-2021 de verdad representa una solución a la problemática dentro del país?

La respuesta es un poco compleja, ya que al analizar las herramientas y lineamientos que se presentan en dicho acuerdo nos podemos dar cuenta que se está planteando una estrategia de gestión de desechos sólidos muy avanzada sobre un sistema inexistente, que no tiene las bases necesarias para poder aplicar las normativas de dicho acuerdo de una manera adecuada. 

Actualmente, Guatemala tiene un sistema de gestión de desechos sólidos muy pobre debido a la falta de gestión durante décadas y la falta de inversión pública, ambas provocadas por la falta de interés política e institucional, lo cual ha creado una problemática que va más allá del tratamiento correcto de los residuos sólidos. Es por esto que no se puede implementar un sistema de gestión tan complejo y avanzado sin antes solucionar todos los problemas e impactos tanto ambientales como sociales que actualmente estamos viviendo.  

Según el ranking de gestión municipal presentado en el 2019 por la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia -SEGEPLAN-, podemos encontrar 19 de 340 municipios (5%) que obtuvieron un ranking alto en el tema de cobertura y calidad de la gestión de desechos sólidos, los 321 municipios restantes (95%) obtuvieron un ranking de cumplimineto de la categoría bajo. Dentro de esta categoría del ranking, se tomó en cuenta el servicio de recolección de desechos sólidos, la clasificación de los mismos, la limpieza de áreas públicas, la realización de la disposición final, la existencia de algún tipo de planta de clasificación, la existencia de plantas de compostaje, los planes de construcción de plantas de tratamiento de desechos sólidos, la obtención de licencias ambientales para las plantas de tratamiento y, por último, la existencia de vertederos controlados. La distribución de los resultados obtenidos en el ranking se muestran en la siguiente imagen (figura 1):

Figura 1. Cobertura y calidad de la gestión de desechos sólidos, datos de la plataforma informática del Ranking de Gestión Municipal 2018 (SEGEPLAN, 2019).
Tabla 1. Indicadores de cobertura y calidad de la gestión de desechos sólidos.

Estos datos muestran que el sistema de gestión de desechos sólidos a nivel nacional está colapsado y es por ello que no se puede clasificar como una buena o mala solución, ya que el Acuerdo Gubernativo si cumple con muchos de los campos necesarios para una correcta gestión de desechos sólidos, sin embargo, es imposible su aplicación en la realidad que vivimos en Guatemala. A largo plazo puede representar una muy buena solución pero, si de verdad se quiere tratar la problemática de raíz, es necesaria la implementación de planes y acciones acordes a la situación actual para poder generar así los pilares necesarios  para poder evolucionar y llegar a la aplicación de planes tan complejos como el que se plantea en el Acuerdo Gubernativo. 

¿Cuál es la solución? 

En un país en vías de desarrollo como Guatemala, podemos clasificar el problema de desechos sólidos como uno multidisciplinario, es por esto que se debería de empezar a regular y gestionar los desechos sólidos con medidas políticas enfocadas en la raíz y en la generación de estos. Es imposible intentar gestionar y regular el tratamiento final cuando existe un gran problema de generación y una gestión colapsada. 

Al hablar de “tratar el problema desde la raíz”, nos referimos a cambiar la cultura de generación de desechos sólidos ya que no existe una cultura responsable y es necesaria la reducción en las tasas de generación para poder generar planes de gestión eficientes. Como ejemplo de esto podemos mencionar el Acuerdo Gubernativo 189-2019 el cual sirve como un comienzo para el cambio cultural que se busca. Del mismo modo, es indispensable la implementación de educación ambiental para poder generar conciencia en todos los actores que tienen parte, es decir, toda la sociedad. 

Por otro lado, al hablar de problemas sociales, es de suma importancia plantear una solución a la crisis humanitaria presentada en el vertedero de la zona 3, crear condiciones humanas de trabajo para quienes se han dedicado a generar ingresos mediante la comercialización de la basura y garantizar la seguridad y salud ocupacional de todos los entes relacionados a la gestión de los desechos sólidos.

Al mismo tiempo, establecer un plan de gestión que integre todos los aspectos de raíz incluyendo la clausura del actual vertedero,  también es indispensable la inversión para cada etapa, desde la correcta clausura del vertedero, la reducción de tasas de generación y los temas de infraestructura de los cuales se habla dentro del Acuerdo Gubernativo. En primer lugar la construcción de rellenos sanitarios municipales que cumplan con todas las características requeridas tanto físicas como geográficas, en segundo lugar la construcción de sedes de almacenaje que garanticen el buen resguardo de los desechos sólidos, y en tercer lugar los vehículos y mecanismos de transporte con la tecnología competente que puedan asegurar un traslado eficiente de todos los desechos sólidos. 

En conclusión, el Acuerdo Gubernativo 164-2021 presenta buenas soluciones pero no adaptadas a la actualidad de nuestro país, estás soluciones podrán ser adoptadas a largo plazo siempre y cuando se realicen todas las acciones necesarias para poder solucionar la actual problemática social y ambiental, buscando poder establecer los pilares bases que se requieren para poder aplicar los mecanismos y herramientas planteados en el acuerdo gubernativo. Por esto, podemos decir que el Acuerdo Gubernativo 164-2021, no representa una solución viable para el país y solo deja al descubierto la falta de organización y de recursos que nuestro actual sistema de gestión de desechos sólidos tiene. 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

Agencia EFE. (2017). El 99 % de los vertederos que hay en Guatemala son ilegales. Consultado en línea el 21 de agosto de 2021 en: https://www.efe.com/efe/america/sociedad/el-99-de-los-vertederos-que-hay-en-guatemala-son-ilegales/20000013-3324391

​​Instituto de Investigación y Proyección sobre Ambiente Natural y Sociedad -IARNA-. (2016). Perfil Ambiental de Guatemala 2010-2012. Vulnerabilidad local y creciente construcción de riesgo. Universidad Rafael Landívar, Guatemala, Guatemala.

Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia -SEGEPLAN-. (2019). Ranking de la Gestión Municipal 2018. SEGEPLAN, Guatemala, Guatemala.

Waste Atlas Partnership. (2014). Waste Atlas: The World’s 50 Biggest Dumpsite. 2014 Report. Consultado en línea el 21 de agosto de 2021 en: http://www.atlas.d-waste.com/Documents/Waste-Atlas-report-2014-webEdition.pdf

Deja un comentario